Hoy nos vamos a la Alcazaba, justo a los pies del monte Gibralfaro, al lado del Teatro Romano y enfrente del edificio de la Aduana. La oportunidad para ver en sólo unos metros las culturas árabe, romana y renacentista.

La Alcazaba se construyó De 1057 a 1063 por el rey de Taifas Bereber Badisben Habús. Ppara su construcción y embellecimiento se utilizaron mármoles, columnas y esculturas del Teatro Romano de las que hemos hablado antes.

Después de la zona de acceso, que fue modificada por los Reyes Católicos tras la toma de la ciudad, se encuentra la Plaza de Armas. Junto a ella se encuentra la Torre de la Vela y la Puerta de la Coracha, una comunicación al paso amurallado que la une con el Castillo de Gibralfaro, que ya hemos visitado. ¿Lo recordáis?

Su carácter militar la hace una de las obras más importantes musulmanas, conservadas en España con torres, murallas y almenas como elementos defensivos Sin embargo, su defensa más importante estaba en su situación, dominando desde sus balcones toda la ciudad y la bahía.



En la última zona se accede al Palacio, que en realidad son dos, el Taifal y el Nazarí y el barrio de las viviendas. No dejéis de sacaros una foto en el patio de la Alberca.

Aquí estaban las dependencias de los reyes y gobernadores. Por último, tomaos unos minutos para disfrutar de las vistas que tenemos desde aquí, la ciudad y la bahía a vuestros pies.